RÚCULA, BENEFICIOS Y FORMAS DE USO Y CULTIVO

Con un sabor peculiar, capaz de transformar una simple ensalada en un exquisito banquete de salud, el rúcula tiene unos beneficios increíbles que quizás no conozcas.

La rúcula es una verdura crucífera menos conocida aunque proporciona muchos de los mismos beneficios que otras verduras de la misma familia, como el brócoli, la col rizada y las coles de Bruselas.

Las hojas de rúcula son tiernas y de tamaño pequeño con un sabor ligeramente ácido.

Rica en vitaminas y minerales, es un verdadero regalo de salud que la naturaleza nos da.



Los increíbles beneficios de la Rúcula

Algunos consideran el sabor de la rúcula como un picante muy sutil ideal para su uso en la preparación de ensaladas. Otros se atreven más y la utilizan incluso para la preparación de platos calientes. Sea cual sea la forma que elija, verá que su consumo traerá los beneficios de las vitaminas A, C y K, así como poderosos antioxidantes y minerales.

Trata la diabetes

Debido a que es rica en ácido alfa lipoico un antioxidante, el consumo de rúcula es capaz de disminuir los niveles de glucosa y aumentar la sensibilidad a la insulina, favoreciendo el tratamiento de la diabetes.

Previene el cáncer

La Rúcula es capaz de prevenir la progresión de tumores que pueden desarrollar cáncer de colon y pulmón, debido a que tiene altas tasas de sulforafano, una sustancia conocida por prevenir el desarrollo de cánceres.

Protege la piel contra los rayos UV

El consumo de rúcula asegura al cuerpo altas cantidades de antioxidantes carotenoides como el beta-caroteno, responsable de fortalecer el cuerpo, estimulando la liberación de melanina y protegiendo así contra la incidencia de los rayos UV.

Previene la osteoporosis

El consumo de esta planta ayuda al cuerpo a recuperar la salud ósea gracias a los altos niveles de vitamina K encontrados en esta planta. Esto permite que el cuerpo maneje adecuadamente la salud de los huesos, previniendo los casos de osteoporosis.

Protege la salud ocular

Debido a su contenido en antioxidantes como la zeaxantina y luteína, el consumo de rúcula puede ser extremadamente beneficioso para la salud ocular. 

Esto se debe a que son antioxidantes responsables de la protección de la película ocular, además están relacionados con la prevención de las máculas en los ojos.

Fortalece el sistema inmunológico

Las altas cantidades de vitamina C (ácido ascórbico) presentes en la rúcula son extremadamente beneficiosas para fortalecer el sistema inmunológico, previniendo así los resfriados y la gripe. Además, el ácido ascórbico será responsable de combatir los radicales libres, asegurando la prevención del envejecimiento prematuro.

Favorece la libido

Este beneficio de la rúcula se conoce desde la antigüedad. Gracias a las propiedades generales del cohete, se sabe que su consumo es capaz de favorecer y mejorar la libido, aumentando así la calidad de vida sexual.

Desintoxicación natural

Siendo una excelente fuente de clorofila alcalinizante, el cohete es capaz de limpiar la sangre, generando el increíble efecto desintoxicante de otras sustancias nocivas que se impregnan en nuestro cuerpo.

Resumiendo sus beneficios son:

Trata la diabetes

Previene el cáncer de colon y de pulmón

Protege la salud de la piel

Previene la osteoporosis

Mejora la salud de los ojos

Previene la gripe y los resfriados

Previene el envejecimiento prematuro

Mejora la libido

Desintoxica el cuerpo


Cómo utilizar la rúcula

La rúcula es deliciosa cruda, y puede ser usada como un complemento saludable para pizzas, nachos, sándwiches o wraps,.

Se puede servir como una ensalada acompañada con un poco de aceite de oliva virgen extra, aceto balsámico u otro buen vinagre, sal y pimienta.


También es una excelente base para recetas de ensaladas más sustanciosas. Trate de agregar tomates cherry, pollo a la parrilla y nueces a la rúcula para obtener una comida baja en grasas y calorías.

La forma y el sabor de las hojas de la rúcula también la convierten en un complemento interesante para las ensaladas de cítricos y bayas.

La rúcula puede ser usada como una alternativa a la albahaca para hacer pesto caliente o frío. Esta receta utiliza rúcula, parmesano y piñones con resultados suculentos.

Cuando la rúcula está cocida, pierde algo de su sabor picante, volviéndose más suave. Podemos añadir rúcula a la pasta mezclada con quesos como el de cabra.

Cultivar en casa

Es muy simple de cultivar en casa tanto en exteriro como interior, en maceta o directo sobre la tierra, le gusta una tierra rica en nutrientes y con buen drenaje.

Abundante agua, es algo tolerante al frio, la sembraremos a finales del invierno en exterior, su semilla es muy pequeña así que solo se esparce y se apretar ligeramente con la mano, gusta de agua en abundancia, cuando tiene más de 5 centímetros se puede comenzar a cortar para su consumo.

Es recomendable dejar crecer algunas plantas y dar sus flores para obtener semillas les dejo un vídeo que hice hace un tiempo al respecto.

Receta de Polvorones de Navidad sin gluten

https://www.hogarmania.com/cocina/recetas/postres/200301/polvorones-gluten-3569.html

Los polvorones son unos de los dulces más consumidos en Navidad. Aprende a elaborarlos sin gluten, de manera que sean aptos para celiacos.

Receta de Polvorones de Navidad sin gluten

Ingredientes:

  • 500 gr de harina sin gluten*
  • 250 gr de azúcar glass
  • 100 gr de manteca de cerdo
  • 4 cucharadas de canela
  • Azúcar glass para espolvorear

Elaboración de la receta de Polvorones sin gluten:

La harina se tuesta previamente en el horno o en una sartén. Se le añade después el azúcar glass, la manteca de cerdo y la canela.

Se amasa con la mano y se extiende sobre un mármol dándole un grosor de centímetro y medio.

Se recorta la masa en forma de polvorones (círculos) utilizando un vaso y se ponen sobre la placa del horno, previamente untada de manteca.

Hornear a 170ºC y cuando vayan adquiriendo un ligero color dorado, se sacan y se espolvorean con azúcar glass.

Sobre la harina sin gluten…

En el mercado se pueden encontrar preparados de harina de repostería sin gluten. También se puede usar para esta receta harina apta para celíacos, por ejemplo, harina de arroz, de maíz, de soja, de almendra, de castaña, de garbanzos…